Ejercicios de relajación para despedirse del estrés

El Estrés es uno de los principales indicadores en la sociedad junto a la obesidad y el sedentarismo de falta de bienestar y problemas de salud. Algo que hace años no se valoraba o a lo que no se le daba importancia ha tomado un papel protagonista en el Siglo XXI debido al estilo de vida donde “no paramos” en todo el día o “no nos movemos” en todo el día.

Personalmente opino que el procedimiento correcto es el siguiente:

  • Identificar la fuente de estrés.
  • Valorar si se puede evitar esa actividad o aprender a gestionarla correctamente.
  • Incluir buenos hábitos de vida saludables incluido ejercicio físico dinámico.
  • Añadir Técnicas de Relajación para colaborar en el total de las estrategias. El activar con movimiento lo veo fundamental para conseguir la relajación.

Pero ¿qué es el estrés y por qué puede ser un problema?

El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional. Puede provenir de cualquier situación o pensamiento que lo haga sentir a uno frustrado, furioso o nervioso.

Es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda. En pequeños episodios el estrés puede ser positivo, como cuando ayuda a evitar el peligro o cumplir con una fecha límite. Pero cuando el estrés dura mucho tiempo, puede dañar la salud.

El cuerpo reacciona ante el estrés al liberar hormonas. Estas hormonas hacen que su cerebro esté más alerta, causar que los músculos se tensionen y aumentar su pulso. A corto plazo, estas reacciones son buenas porque pueden ayudarle a manejar la situación que causa el estrés. Esta es la manera en que su cuerpo se protege a sí mismo.

Cuando aparece el estrés crónico, el cuerpo se mantiene alerta incluso cuando no hay peligro. Con el tiempo, esto pone en riesgo de problemas de salud, incluyendo:

  • Presión arterial alta
  • Insuficiencia cardíaca
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Depresión o ansiedad
  • Problemas de la piel, como acné oeczema
  • Problemas menstruales

¿Cómo pueden ayudarnos las técnicas de relajación?

Las técnicas de relajación activan específicamente el sistema parasimpático. El sistema parasimpático forma parte del sistema nervioso vegetativo, que es algo así como el centro de control de nuestro sistema nervioso central y nuestro organismo. Controla los procesos vitales, como la respiración, los latidos del corazón y la tensión arterial. Dentro del sistema nervioso vegetativo, el sistema parasimpático tiene la función de «calmar la ansiedad»o, más bien, las respuestas fisiológicas de la ansiedad. Es decir, reduce ciertos procesos corporales tales como la respiración, el ritmo cardíaco y la tensión muscular y se encarga de que podamos relajarnos y recuperarnos. El sistema parasimpático se puede entrenar, por ejemplo, utilizando técnicas de relajación.

Técnicas de Relajación

Las distintas Técnicas de relajación se pueden dividir en tres grupos principales:

  1. Ejercicios o técnicas de respiración
  2. Técnicas mentales
  3. Técnicas corporales

1. Ejercicios o técnicas de respiración

Muchas técnicas de respiración tienen su origen en el yoga o la meditación. Un ejercicio de respiración consiste, por ejemplo, en centrarse durante un tiempo determinado en la inhalación y la exhalación, y conseguir, mediante este proceso, una sensación de relajación. Pero controlar conscientemente la respiración también es un ejercicio de respiración que puede ser tranquilizador.

  1. Técnicas Mentales

* Entrenamiento autógeno

            Esta forma de relajación lleva a la calma y la tranquilidad recitando mentalmente fórmulas concretas, por ejemplo: «mi corazón late tranquila y regularmente.»

Con estos ejercicios mentales de relajación, se puede influir selectivamente sobre algunos procesos del organismo, tales como la frecuencia cardíaca, la tensión arterial y la respiración, los cuales están controlados de forma inconsciente.

* Meditación

            Hay un gran número de métodos de meditación diferentes, muchos de los cuales tienen un origen espiritual. El denominador común entre todas las técnicas de meditación es que la atención del que las practica se centra en una cosa determinada, por ejemplo, una imagen, una palabra o una idea. Este enfoque resulta normalmente relajante para el cuerpo y la mente.

* Viajes de fantasía

            Entre las técnicas de relajación de la mente se encuentran también los viajes mentales o viajes de fantasía guiada. Aquellas personas que pueden imaginarse fácilmente imágenes mentales como una playa, un bosque, o un campo con flores, se suelen sentir muy cómodas con estos ejercicios de relajación.

* El entrenamiento de la mente

            El entrenamiento de la mente, bastante conocido en el mundo del deporte, también puede aportar calma y tranquilidad a la vida. Por ejemplo, las personas que tienen a menudo pensamientos como «espero conseguirlo» o «seguro que no me va bien», se suelen sentir nerviosas y en tensión. Es en este tipo de diálogos con uno mismo en los que el entrenamiento mental debe actuar como técnica de relajación. Frases como «¿tan horrible sería no conseguirlo?» o «lo voy a conseguir. Y si no, tampoco es el fin del mundo» actúan como ejercicios de relajación. Por lo general, repetirlas continuamente es tranquilizador y, con el tiempo, reducen la tensión y la presión. A largo plazo, el entrenamiento mental puede basarse también en identificar ciertas actitudes y creencias, que se consideran la causa del estrés y el nerviosismo, y cambiarlas.

  1. Técnicas corporales

“Mis favoritas en cuánto a mi forma de entender la relajación tras un estado de activación general”.

            A los que nos gusta movernos “la magia del movimiento” tenemos una gran cantidad de técnicas de relajación, las llamadas técnicas corporales. Entre las que se encuentra, por ejemplo, la relajación muscular progresiva de Jacobson, uno de los métodos clásicos de relajación.

Esta técnica se basa en tensar distintos grupos musculares del cuerpo y, después de un corto periodo de tiempo, relajarlos. Debido al contraste con la tensión muscular se nota de forma más intensa la sensación de relajación y, además, esta sensación se va profundizando con una práctica regular. La relajación muscular progresiva puede aprenderse fácilmente y se pueden obtener buenos resultados en un corto plazo de tiempo.

Otras técnicas corporales de relajación son, por ejemplo, las siguientes:

  • Pilates
  • Yoga
  • Qigong
  • Tai-Chi
  • Eutonía
  • Shiatsu

Mi recomendación es practicar algunas de las técnicas sobre todo dinámicas, y quedarnos con la que más se ajuste a nuestro carácter y necesidades. No hay unas mejores que otras, si no unas más adecuadas para nosotros que otras.

Practicar, Probar, Iniciarse, Experimentar, … ahí estará el éxito.

Raúl Gómez

@Befreetraining en redes sociales.

, , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú