La fisioterapia es vital para tratar la artrosis, mediante programas de ejercicio personalizados y técnicas manuales que alivian el dolor y mejoran la movilidad, mejorando así la calidad de vida del paciente.

La artrosis es una patología degenerativa que afecta al cartílago de las articulaciones y generan dolor y una disminución del rango de movimiento, resultando en una pérdida funcional.

La principal causa de su aparición es la edad, aunque está muy ligada al sobrepeso, la genética y a los hábitos del paciente como la actividad física o la alimentación.

La fisioterapia ayuda a reducir el dolor eficazmente y a mantener y recuperar la funcionalidad perdida a través de terapias físicas, siempre adecuando el tratamiento a cada paciente de forma individualizada.

En primer lugar, se debe diseñar un programa de ejercicio terapéutico que atienda las necesidades requeridas en cada caso, orientándolo a un aumento de la fuerza muscular y de la amplitud articular respetando siempre el dolor.

La combinación de esta actividad con terapia manual para relajar la musculatura intrínseca a la articulación afectada es altamente efectiva en la mayoría de pacientes a la hora de disminuir la sensación dolorosa.

Por otro lado, el uso de maquinaria es cada vez más popular en el tratamiento de patologías como la artrosis.

La Diatermia Capacitiva es una terapia física altamente efectiva con la que se consigue una reducción de la sintomatología en apenas 4 o 5 sesiones.Es evidente que los grandes avances en cuanto a infraestructura y modernización de las terapias combinados con el trabajo de un buen fisioterapeuta son la suma perfecta para recuperar y mantener la función física y, por tanto, la calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Tienes que aprobar los términos para continuar